martes, 3 de marzo de 2015

Inicio de clases ¿Proceso de Adaptación o Tiempo de Construcción?


Hay procesos de adaptación que parecieran procesos de resignación, el objetivo es que el niño se resigne y permanezca en el jardín. Por esto, muchas instituciones insisten a las mamás y los papás que dejen a sus hijos llorando convencidas que es el camino a la adaptación: "Dejalo mamá, no te preocupes, llora 10 minutos y se le pasa". 

Que se adapte o que se resigne son muy parecidos. Ambos buscan que el niño sea quien acepte y se adapte a la nueva realidad. 

Considero que sería mejor si al "proceso de adaptación" lo llamamos: "tiempo de construcción".




Un tiempo donde JUNTOS, el equipo de la institución, los padres y el niño, CONSTRUYAN un nuevo espacio. Donde se conozcan y construyan lazos de confianza. 



Si lo pensamos como una construcción, todos participan activamente del proceso y se tienen en cuenta las necesidades de todos. El objetivo será que el niño pueda reconocer como propio el nuevo espacio del jardín y CREAR un nuevo lugar para disfrutar.

Para esto se necesita TIEMPO, el tiempo que sea necesario para lograr esa CONSTRUCCIÓN. Se necesita paciencia. Se necesita un equipo docente que reconozca el lugar de colaboración los padres y que no trate simplemente de expulsarlos de la sala.

Se necesita RESPETAR al niño si aún no está listo. Si llora es porque no está listo, está necesitando de sus personas de confianza cerca para que lo ayuden a CONSTRUIR LAZOS con esas nuevas figuras que oportunamente serán también personas significativas.

Todo esto debe ser sin presiones, sin apuros... si lo forzamos no estaremos CONSTRUYENDO sino estaremos buscando resignación.

Dulce Crianza espera que todas las familias que comienzan un nuevo año escolar puedan CONSTRUIR JUNTOS un nuevo espacio de placer para sus hijos

Lic. Mariela Cacciola
Psicóloga especialista en maternidad, crianza e infancia.
Coordinadora del espacio Dulce Crianza.
Datos de Contacto

No hay comentarios:

Publicar un comentario