domingo, 14 de junio de 2015

"Soy el papá ¿Qué puedo hacer?". Sus funciones en los primeros tiempos de la crianza

Actualmente los hombres quieren ser protagonistas en la crianza, se informan y desean participar activamente en los cuidados del bebé. Sin embargo, muchos papás se encuentran desconcertados con el nacimiento de su bebé sin saber cuál es su lugar. Es habitual que no se los haya acompañado e informado de la misma manera que a las mamás. Los cursos de pre-parto están dirigidos a ellas y la mayoría de la información accesible habla del bebé y de las mamás; muy poco de ELLOS.

Los primeros tiempos son difíciles para todos, implican un desequilibrio familiar en el que cada uno deberá reacomodarse y desempeñar nuevos roles. Las funciones de la mamá son visibles más fácilmente, debe brindarse a la unión con su bebé para lograr la lactancia materna y satisfacer su necesidad de contacto.

Muchos hombres sienten qué mamá y bebé son los protagonistas en estos momentos y que ellos quedan por afuera de la relación. La mayoría de los bebés amamantados no sólo buscan a su mamá para ser alimentados, sino que es ella la que brinda consuelo y la que puede calmarlos más fácilmente cuando lloran. Frente a esto muchos papás se sientan menos importantes e incluso inútiles por no poder alimentar o calmar a su bebé

Debemos transmitirles la importancia de sus funciones, su presencia y su desempeño en estos primeros momentos, tanto para el bebé, la mamá y toda la familia. 

¿Qué pueden hacer los padres? ¿Cuáles son sus funciones? 

· Sostén emocional
El puerperio es un momento muy movilizante para la mujer. Ella debe acomodarse a la nueva realidad con molestias físicas y un desajuste hormonal que no son fáciles de llevar por momentos. El hombre debe poder comprender la situación y acompañarla. 
Su principal función en estos primeros tiempos es la de sostener y facilitar la relación mamá – bebé. La mamá tiene que conectarse con el bebé, lo cual implica una entrega física y emocional que para lograrla necesita que se la acompañe. Será muy importante transmitirle seguridad, apoyo y confianza en sus tareas de madre para que se sienta tranquila y confíe en su desempeño.

· Conexión con el mundo 
En estos primeros momentos de conexión entre mamá y bebé, la mujer necesita “meterse para adentro” para establecer el vínculo con el bebé y descubrir su mundo. Para esto requiere de alguien que la proteja y sea el intermediario con el mundo exterior. Por ejemplo, implica atender llamados telefónicos, organizar las visitas si son excesivas, frenar todo tipo de comentarios o críticas de otros que puedan afectar a la mujer. Su función será resguardar el mundo en el que están en esos momentos la mamá y el bebé. 

· Vínculo con el bebé
Los bebés no sólo se alimentan y buscan consuelo, también duermen, necesitan estar en brazos, ser cambiados, bañados, mimados. Los papás pueden hacer todas cosas con sus bebés para de a poco ir construyendo el vínculo con ellos. 

· Atender a los hijos mayores
En caso que tengan otros hijos, el hombre debe prestar suma atención a las necesidades de ellos. Lograr brindarle el afecto y la contención que necesitan frente la llegada de un hermanito. Fortalecer el vínculo respondiendo a sus necesidades y ocupar los espacios que hasta ese momento estaba la mamá. 

· Ocuparse de las tareas domesticas
La atención en los primeros tiempos de bebé ocupa completamente a la mujer. Su entrega es total y no le queda mucho tiempo ni energías para otras tareas. Es importante que el hombre pueda realizar u organizar quién se ocupe de las tareas de la casa, la comida, las compras, la ropa, etc, etc, etc.



Estas son algunas de las funciones durante los primeros tiempos de llegada de un nuevo bebé a la familia. Con el tiempo y el crecimiento de los hijos, la familia se irá reorganizando y se van modificando los roles de cada uno. 
Cuando el niño empieza a depender menos de la mamá y tener mayor registro de los otros también aumenta la relación con el papá. El vínculo entre ellos se va creando y consolidando día a día.

A todas las edades se diferencian los roles de la mamá y el papá, no tenemos que esperar que sean iguales sino que cada uno reconozca la importancia de su lugar. Hay varias investigaciones que afirman que los papás juegan más que las mamás. Se asocia a ellas principalmente con los momentos de seguridad, afecto y consuelo; mientras los papás participan mayormente en los momentos de exploración, innovación y juego. Para llegar a estos momentos de la relación se necesita tiempo y paciencia. Poder cumplir esa primera gran función de SOSTEN de la relación mamá – bebé va a crear los cimientos para el futuro vinculo de juego, conexión y amor. 

Actualmente son muchos los hombres que eligen ser papás comprometidos en la crianza de sus hijos. Su presencia y participación es sumamente beneficioso en diferentes aspectos del desarrollo emocional de los niños.


Lic. Mariela Cacciola 
Psicóloga especialista en maternidad, crianza e infancia.

2 comentarios:

  1. De quién son las pinturas? Están muy buenas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Katie m. Berggren es la artista.

      Eliminar